31/05/2023

Dimensionar adecuadamente una calefacción ahorra dinero

Si vas a instalarte una calefacción en tu vivienda, la mejor forma de ahorrar no es quitar radiadores.

Instalar una calefacción en nuestra vivienda es una inversión importante, pero es un paso casi necesario para tener un hogar confortable.

Cuando vamos a hacer una inversión de este tipo, todos solemos pedir varios presupuestos, porque no queremos equivocarnos. Pero si solo miramos por el precio, estamos más cerca de cometer un error que de acertar.

Una calefacción convencional está compuesta por una fuente de calor (caldera, aerotermia), un circuito y un número variable de radiadores, que están formados por elementos emisores de calor. El cómo diseñemos el circuito de calefacción, cuántos y dónde coloquemos los radiadores y el tamaño de estos, va a suponer que la fuente de calor trabaje de una forma más relajada o más intensa, con el consiguiente consumo energético asociado.

Si se generan corrientes de aire, efectos chimenea, si una habitación no consigue alcanzar la temperatura adecuada, etc. son problemas que tienen su origen en el diseño de la instalación. Muchas veces, este diseño tiene como trasfondo tratar de reducir el coste inicial de la instalación, y un pequeño ahorro se convierte en un gasto a futuro que nos perseguirá por muchos años.

Por ello, un profesional que cubique correctamente la vivienda, que realice los cálculos adecuados y que recomiende la calefacción correcta, acabará siendo sinónimo de ahorro.

LinkedIn
Facebook
Email
WhatsApp

También puede interesarte...